jueves, 8 de febrero de 2007

CUANDO UNA MUJER SUEÑA




Cuando una mujer sueña,
los ángeles se sonrojan

recordando la noche antigua
en que descendieron de los cielos
y se unieron con las hijas de los hombres.

La evocación tiñe sus labios
de rojo sangre,

lengua que se deleita
en la memoria de la miel , la sal y las lágrimas,

piel traslúcida exhalando
la humedad del deseo,

calor que recorre la espalda,
llega al cuello,
susurra en la oreja frases censurables,

Bajo su inmaculado manto
su eterna existencia
ansía
el ardoroso fuego
por el cual fue inculpado Luz-bel.
Obra: Mujer Dormida, Miguel Avataneo, San Cristóbal, Argentina

3 comentarios:

Martha dijo...

Poema que trata con delicadeza lo angelical con lo terrenal, los deseos con la pasión, los sentimientos con el frenesí de una noche de sueños húmedos, evocando lo celestial.

Que bien... me gustò

Balandra

Juan de los Palotes dijo...

Amores arcanos para sueños profanos.
Buena lectura tus letras !

Horacio

MALUCILLAYCAFÉ dijo...

gracias a ambos por leer

Juan, me tomé la libertad de poner el vínculo de tu blog, he pasado a leerte y lo he disfrutado