viernes, 12 de septiembre de 2008

UNA MUJER


Una mujer
es un punto solitario,
y un sombrero de grandes alas rojas,
que se mueve entre la gente

Una mujer
sola como un punto rojo,
arrasando el aire con el vaivén de sus rodillas

Avanzando
entre la cruel indiferencia
y el mudo desconcierto,
se detiene un instante
para contemplar su reflejo en la vitrina
mientras un rayo de sol
besa la cúpula blanca de la iglesia

Y luego,
sonriente,
continúa su trayectoria improvisada,
derrumbando con soltura
el sarcasmo de Dios y la cizaña

Una mujer es torrente,
es lanza y poema al viento
en falda de colores

-sombrero rojo,
rimmel en sus pestañas-

boca incensurada
que se olvida del deseo
y fija su horizonte
en la consecución de sus quimeras

Y no dirás que no la viste
es esa mancha roja
dando vuelta para siempre en esa esquina

2 comentarios:

Valentina dijo...

Qué bien se siente ser mujer... Mujer que se tiñe, se adormece y se carga de ansiedad.
Brincando de acá para allá llego a tu blog; es la primera vez que lo leo y que forma de iniciar el encuentro: muy bellas tus letras.

MALUCILLAYCAFÉ dijo...

Mujeres somos, que privilegio. Gracias por la visita.