lunes, 11 de febrero de 2008

ERA LA LUNA


Era la luna,
una pálida línea escondiéndose en el cielo

Era la alborada,
unas calles vacías de tus pasos

Eran mis pensamientos,
el deseo atado al recuerdo de tu boca

Eran mis pies,
una fisura del silencio en el vacío

Eran los árboles,
una mirada invistiendo mis secretos

Era la aurora,
una pequeña mujer enamorada

5 comentarios:

enrique dijo...

intuyo que estos versos tienen destinatario y no soy yo

MALUCILLAYCAFÉ dijo...

todo verso siempre tiene un destino enrique, y cada lector lo hace suyo cuando lo lee

sin embargo, si, intuyes bien, estos versos tienen un destinatario en particular y no, no eres tu

gracias por leer

María Elena Ponce dijo...

Tal ves fue la luz de la luna quien me atrajo como mariposa a tus palabras.

Hermosas de verdad

Saludos

María Elena Ponce

MALUCILLAYCAFÉ dijo...

Gracias Maria Elena, ya extrañaba tus visitas

manuela dijo...

ps... la verdad no se quien sea el destinatario pro si se q son versos muy profundos