martes, 4 de diciembre de 2007

PROMESA


Vendré sobre el susurro de las hojas
que se agitan,
aroma
en la serenidad del aire
recorriendo tus campos en plena madrugada

Me acercaré descalza

-desposeída en la tarea de amarte-

temblando sobre el suelo desnudo
en el que se asientan tus días

Ocuparé un lugar sobre tus piernas
y mi boca
saciara su sed en la curva de tu cuello


Me serás como el viento a una flor que se deshoja

te seré como la lluvia fina empapando un día de enero

Encontraré mis huellas
en lo profundo de tu voz

y erigirás tu tienda
en la humedad de mi boca

2 comentarios:

JJ dijo...

Que vas a temblar sobre el suelo desnudo es fijo, porque por aquí esta haciendo frío como para helarle las pelotas a un pingüino. Así que cálzate.

MALUCILLAYCAFÉ dijo...

no podias dejar pasar un texto mio sin hacer la broma de turno, pero yo se bien que los disfrutas, que no sales de aqui

ja