domingo, 14 de octubre de 2007

LECCIONES DE CONVIVENCIA

Tu,
que no fuiste señalado
por ir en contra del orden

Desterrado porque invocar justicia es un delito
Exiliadoporque exigir la verdad es un absurdo

En una tierra donde los epítetos te ponen
el filo de la espada sobre el cuello
o estampan claveles rojo sangre en tu camisa
de domingo
cuando vas camino de la Iglesia
a entonar un ruego que calme tus angustias

Aquí

-allá-

donde no se puede alzar la voz
y decir
yo quiero,
yo sueño,

y el también desea y abriga un sueño entre sus manos

En un suelo oscuro
donde los muertos aun callan por miedo
y los vivos por comodidad

Ven y dame lecciones de convivencia

Ven y dime que es justa la muerte
de los que marcharon alzando un grito de dolor

pidiendo pan,
tierra,
trabajo,
un techo donde resguardarse

y un cielo que les sonría y les revele
que aún hay esperanza

2 comentarios:

aquarius_py dijo...

¡Hola!
Todavía no pude leer todo tu blog. Hoy, haciendo trampa, te alcancé! Tal vez sea porque tengo poco tiempo, pero lo más probable es que soy 'lento'. (Já. ¡Lento en todos los sentidos!)

Bueno, lo que sí encontré en todos tus escritos es tristeza. (y éste no es la excepción). Razones debes tener que yo no las entiendo muy bien. Sin embargo, me obligan a pensar…

Supongo que necesito con urgencia muchas y variadas lecciones de convivencia,
para no ser señalado continuamente… (aunque, con mi edad avanzada, me resulta más difícil aprender).

Soy medio huraño, frontal, no-convencional y hasta molesto, lo que no resulta bueno para los demás. Todavía no confío en las leyes pero todos los días y por cualquier cosa invoco justicia… Todavía descreo de las palabras pero siempre o casi siempre sigo buscando la verdad… Todavía ruego por las angustias de los demás, de los que quiero, pero no me atrevo a ir a una Iglesia. Tal vez vivo con comodidad anarquista porque tengo los elementos básicos: pan, techo y ropa… …aún así, no siempre puedo callar. Pero tristeza no tengo, no puedo, no me sale…

En algún momento de mi vida perdí los miedos y acepté lo inevitable. No pueden desterrarme porque mi país es toda la tierra (¿habría que mandarme a la luna?) No pueden rechazarme porque vivo en un auto-exilio (¿los demás se perdieron de mi?). No pueden borrarme los sueños y por eso siempre sonrío…

Parece bastante claro que necesito con urgencia muchas y variadas lecciones de convivencia, porque la otra solución es que me regalen el estampado de claveles rojos… Bueno… siempre y cuando no afecte a mi alegría. Porque sin ella no vale la pena vivir!

Un beso, aQuarius.


¡Hola!
Todavía no pude leer todo tu blog. Hoy, haciendo trampa, te alcancé! Tal vez sea porque tengo poco tiempo, pero lo más probable es que soy 'lento'. (Já. ¡Lento en todos los sentidos!)

Bueno, lo que sí encontré en todos tus escritos es tristeza. (y éste no es la excepción). Razones debes tener que yo no las entiendo muy bien. Sin embargo, me obligan a pensar…

Supongo que necesito con urgencia muchas y variadas lecciones de convivencia, para no ser señalado continuamente… (aunque, con mi edad avanzada, me resulta más difícil aprender).

Soy medio huraño, frontal, no-convencional y hasta molesto, lo que no resulta bueno para los demás. Todavía no confío en las leyes pero todos los días y por cualquier cosa invoco justicia… Todavía descreo de las palabras pero siempre o casi siempre sigo buscando la verdad… Todavía ruego por las angustias de los demás, de los que quiero, pero no me atrevo a ir a una Iglesia. Tal vez vivo con comodidad 'anarquista' porque tengo los elementos básicos: pan, techo y ropa… …aún así, no siempre puedo callar. Pero tristeza no tengo, no puedo, no me sale…

En algún momento de mi vida perdí los miedos y acepté lo inevitable. No pueden desterrarme porque mi país es toda la tierra (¿habría que mandarme a la luna?) No pueden rechazarme porque vivo en un auto-exilio (¿los demás se perdieron de mi?). No pueden borrarme los sueños (¡son míos!) y por eso siempre sonrío…

Parece bastante claro que necesito con urgencia muchas y variadas lecciones de convivencia, porque la otra solución es que me regalen el estampado de claveles rojos… Bueno… siempre y cuando no afecte a mi alegría. Porque sin ella no vale la pena vivir!

Un beso, aQuarius.

MALUCILLAYCAFÉ dijo...

gracias aquarius, por estar, por acompañarme y por alcanzarme como dices


la vida para cada ser humano es distinta, las realidades varían de lugar a lugar

no mires la tristeza, hay uno que otro rayo de esperanza, pero si, hay cosas que me entristecen

un abrazo colombiano para ti