domingo, 30 de septiembre de 2007

HIEDRA FÉRTIL




Cambio el calendario de mi mediodía

para encontrarme plena

en el horizonte que esbozas a mis días


Abandono el equipaje en el andén

y me despojo de mis harapos desgastados

y mis sandalias rotas


Desnuda voy a ti carente de tu todo,

ansiosa de mi nada


Desato las trenzas de mis extravíos


-rio revuelto rodando en mi cintura-


y tu red atrapa mis delfines

en la comisura de tu boca,

dejando fondear mis mantarayas

en las profundidades abisales de tu pecho


Ojos que perforan la muralla del desdén

con el cincel de las palabras

derramadas en mis manos


Las amaso como arcilla y en ella me fecundas,

hiedra fértil trepando tus laderas


Soy una cascabel vibrando en tu mirada,

tormenta formándose en el valle,

surcada por ríos ceñidos a tus cordilleras



Tu estabas hace tanto tiempo aquí y yo no te veía

Yo estaba hace tanto tiempo allí y aún no me encontraba

1 comentario:

unicornio sin alas dijo...

mujer, te propondría ser mi cascabel particular, habrá alguna oportunidad para este ser mágico que perdió sus sueños?