miércoles, 12 de septiembre de 2007

HEME AQUI








Heme aquí disfrutando el amor de los instantes,
navegando rauda sobre la lúdica que abandona en mi oído,
jugando a los que se aman
en una noche de colibríes insomnes
aleteando entre la bruma


Heme aquí escalando los abismos de su voz,
-agitada por el calor que de mi surco emana-
crisálida en la cárcel de sus palabras
que salvan todos los abismos
para caer entre mis senos y hundirse entre mis piernas


Heme aquí que me da un nombre antiguo
que encierra todos los nombres de las mujeres que le amaron
Heme aquí que le doy un rostro nuevo,
una piel cálida
y un regazo para mis pesadillas cotidianas

Heme aquí, en reposo,
-hembra satisfecha-
escuchando sus versos después de la tormenta,
sonriéndole a la noche que plácida espía
mi cuerpo tibio , sudoroso,
evocando el infierno de su boca

2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

...y heme aquí leyendo estas palabras tuyas que me espantan de pronto todas las moscas y ladran los perros a la luna.
Me gusta y espero pasar seguido por aquí.

Saludos...

unicornio sin alas dijo...

llego algo tarde para desear ser luna que te contemple en tu reposo, mujer, como desbordas el deseo en cada letra, dichoso el amante que disfruta de tu cálidez