miércoles, 25 de julio de 2007

ROJA, SIEMPRE ROJA

Roja
como la tierra en la que mi vida está enraizada,

de mi entraña se alimentan los cactus y cujíes

acariciados por la brisa fresca que del río nace,

en las tardes un aire seco de montaña los castiga


Rojas las grietas de mi piel cuarteada,

hondonadas marcadas por pasiones desbordantes,

raíces naciendo de mis pies cansados

mutando en la paciencia de la siembra


Nidos de garzas en mi pelo agitado por el viento,

las cometas se atan de sus hebras

y elevan al cielo trozos de mis versos


Rojas las manos que clavaron asideros

en los acantilados de las sierras,

montañas vestidas de verdes, azules y matices purpurinos,

contemplando desde su sabiduría

el sudario que tejo en mis noches de hastío


y roja la herida


roja


llaga abierta


y roja la sangre


agua fresca que mana lentamente


desde mi corazón hasta tu ausencia

3 comentarios:

Horacio Fioriello es Altamira ( un Juan de los Palotes) dijo...

…. con tinta roja como un geranio
color de trapo al viento…

Horacio

deborahadaza dijo...

Yo tambien soy roja, un abrazo.

Anónimo dijo...

Aqui yo...como siempre.. felicitaciones MAlu.

Amy