viernes, 23 de febrero de 2007

LA ESQUINA



algo debe tener de mágico esa esquina
para que el desposeído la tome por casa

ha puesto su cama sobre el andén
el atado de valiosas posesiones es su almohada
y es el guardián de su sueño

...un trozo de vela,
algo de ropa de color indefinido,
los restos de un libro,
los restos de algo sin color y sin forma...

algo debe tener de mágico esa esquina
en la que el andén es mas blando
que la mirada indiferente del que pasa
cruzando esa esquina que ya no es esquina
sino casa,
hogar y refugio de un desposeído
con el sueño reposando
sobre un atado de posesiones de color indefinido

algo debe tener de mágico esa esquina
en la que los árboles disipan el calor del asfalto
y disuelven la ceguera del hombre
que pisotea el jardín de esa casa
dañando las rosas
con las que el desposeído sueña
sobre su atado de posesiones amorfas

algo debe tener de mágico esa esquina
en la que el cielo se asoma con dulzura
para reflejarse en el lago
del hombre que duerme
sobre su pequeño atado de posesiones

indefinidas
para los que nos preguntamos
con que sueña ese hombre
en una esquina de una ciudad de colores y formas
por donde avanzan y retroceden tantos otros hombres
que no ven el jardin
ni la casa
ni el lago
ni poseen la sonrisa
del hombre que sueña
sobre un atado de posesiones sin identificar
**********************************************
Según el artículo que acompaña la fotografía, el cadáver de un indigente permaneció durante horas ante la mirada indiferente de los transeúntes, en una calle de La Habana, Cuba.
Según el artículo, en Cuba no existen sábanas disponibles para cubrir cadáveres, asi que el cuerpo fué cubierto por cajas de cartón.
Mientras llegaban las autoridades para hacer el levantamiento del cadáver, los negocios alrededor siguieron funcionando normalmente. el cuerpo era un elemento mas en el paisaje urbano.
Con seguridad al indigente no le importó mucho que no le abrigaran después de muerto, al fin y al cabo no sentía frío.

1 comentario:

juande dijo...

Poco importaba ya con vida, cuanto menos muerto. Luz, hay una indiferencia colectiva que no es exclusiva de ningún país ni continente. No afecta a una raza en particular ni algún estrato social específico, la humanidad toda esta inmersa en una brutal indiferencia .
Me gusta tu mirada.
Besos
Horacio