sábado, 27 de enero de 2007

EL RESFRIADO

EL RESFRIADO

Una mañana la mujer amaneció resfriada. Y sintió que cada estornudo era como un orgasmo contenido.




Entonces, por mas ganas que tenía de estornudar, prefería aguantar hasta llegar al baño con tan mala suerte que al llegar el asomo de estornudo ya había pasado. De regreso al puesto de trabajo se decía que para la próxima vez iba a caminar mas rápido.





Porque consideraba inmoral y reprochable tener un orgasmo en público y no podía preveer cuantos gritos habrían de escapar de su garganta, si su boca se abriría o tal vez le diera por morder el hombro del sujeto más próximo, las manos pellizcando sus muslos y una humedad creciente mojando la alfombra.





Y asi lo intentaba de nuevo una y otra vez, acumulando en menos de tres horas mas de cincuenta orgasmos inconclusos, y el mismo numero de viajes infructuosos al cuarto de aseo.





Al llegar a casa estaba tan descontrolada que el orgasmo tantas veces interrumpido la sorprendió en pleno recibidor del edificio, frotando su entrepierna contra el pasamanos de la escalera , mientras los vecinos , maravillados, la contemplaban desde la terraza comunitaria.

5 comentarios:

Martha dijo...

Vaya fantasia erotizada, acompañada de un estornudo, que en última lo que anunciaba era una virosis y no un éxtasis unipersonal.

MALUCILLAYCAFÉ dijo...

las fantasías muchas veces se convierten en virus

gracias por leer

Cuauhtémoc Molina Monroy dijo...

¿Cuántos pisos tenía el edificio?

MALUCILLAYCAFÉ dijo...

un montónnnnnn

gracias por tu visita,Vigo,es un honor

Juan de los Palotes dijo...

JAJAJJA, MALUCOF, ME HICISTE REIR SIN GANAS, HAY ALERGIAS QUE DAN GANAS DE SER ALERGISTA PARA DARLE TRATAMIENTO...JAJAJA

HORACIO